jueves, 7 de enero de 2010

Síndrome K: generar enemigos


El matrimonio presidencial ha logrado algo nunca visto en la historia argentina: generar enemigos y que éstos sean nuevos "próceres" para la sociedad. Pareciera que padecen un síndrome.

Lograron que esté del lado del campo y que le tome cierto cariño a Clarín, Majul, D'Angeli y luego a dos funcionarios públicos... ¿Quién será el próximo?

"La historia me juzgará, no se cómo y me perdone si me equivoco. Mi voto no es positivo" decía Cobos, el 17 de julio de 2008, mientras sonaban platillos y bombos por parte del campo y gran parte de la sociedad.

Recuerdo que, hasta ese entonces, la mayoría desconocía la existencia del Vicepresidente para luego, con su voto en contra, sea un nuevo ídolo de las masas.

Ayer sucedió un hecho similar. Martín Redrado, Presidente del BCRA, se puso los pantalones frente al Imperio K al continuar en su cargo, que es legítimo hasta septiembre de este año.

Para los que no sabían, no es la primera vez que Redrado se planta contra un Gobierno, también sucedió en la época de Menem, dónde daba lucha libre contra el Ministro de economía de ese entonces, Domingo Cavallo.

No soy abogada, ni contadora, ni politicóloga; y desconozco muchas cuestiones jurídicas, pero por lógica común se sabe que las reservas pertenecen al Banco Central y no al poder Ejecutivo.
Supongamos que yo le debo dinero a "A", pero no tengo dinero para saldar la deuda y le pido el cash a "B". Lógico, "B" me va a ver como insolvente, como que metí la pata en un tarro que no me corresponde. Algo así es lo que quiere hacer esta gente, aunque mi ejemplo es demasiado pobre.
Lo que sí puedo asegurar es que nunca hubo apresuramiento para pagar la deuda externa ya que todos los presidentes se pasaron la "bomba de tiempo" mano a mano. Por cierto, vean la película de Lanata "La deuda. ¿Quién le debe a quién?" y lo podrán corroborar.

Es cómico que tenga una sonrisa de oreja a oreja cuando a los Kirchner no les salgan las cosas como las planean, pero ellos dicen una cosa y hacen otra muy diferente. Cuando hablan de progreso, me saco de mis casillas. Este país, si no lo es, va directo al subdesarrollo.
Lo que no entienden los K es que no todos van a estar a favor de sus políticas, que por cierto son inconstitucionales. Redrado, no es el primero ni el último al que le piden la renuncia.
En cuánto al tema polémico de ayer, mi opinión se justifica con el hecho que si hacemos un viaje al pasado se usaron fondos del Anses para pagar la deuda externa. Lógico, los que lo padecieron fueron los pobres ancianos con sus precarias jubilaciones.
Anoche escuchaba a la Diputada Diana Conti, la cual es totalmente impresentable, mal educada y aún no entiendo cómo esa mujer es abogada; comentaba sobre "aspectos formales" (yo los llamaría leyes) mientras las pruebas remiten que los libros dicen una cosa y los K hacen otra. No hay necesidad ni urgencia, y si la habría tendrían que recurrir al Congreso, Sra. Diputada. Supongo que se repetiría la situación de la resolución 125.

Fernando Iglesias, que por cierto no es hijo de Julio ni hermano de Enrique, dijo por primera vez algo coherente: "la monarquía se termino hace años". Me encantaría que lo entienda CFK.

Y aún quedan dos años de gestión, que nos sea leve.
Arrivederci!

3 comentarios:

  1. Muy buen post, no lo había leido, tuvimos en mente cosas similares. Te agrego un dato de tu querida Diana Conti, ayer hasta amenazó públicamente a Redrado diciendo que mientrás más durara su resistencia más cosas se iban a saber de el. Lo que es la impunidad que hasta lo dicen abiertamente. Dentro de poco se viene la campaña sucia contra Redrado.

    ResponderEliminar
  2. Con solo nombrar a esa mujer me pongo de muy mal humor, no entiendo por qué es abogada y, mucho aún más me cuestiono, por qué es diputada?.
    Me mato de risa cuando veo cómo sacan los trapitos al sol, no entienden que para hacer política se necesita diálogo para lograr un consenso.
    Hoy, en CNN una placa decía: "LA SITUACION EN ARG PARECE UNA COMEDIA DE ENRREDOS".

    ResponderEliminar